De víctima a victimario. La historia de Nodier Giraldo el jefe de finanzas del bloque Tayrona de las AUC

Autores: Michelle Castro y Diana Hernández . Estudiantes de Comunicación Social y Periodismo. Universidad Sergio Arboleda.   

Nodier Giraldo, sobrino del ex comandante paramilitar del Bloque Resistencia Tayrona, Hernán Giraldo Serna, fue uno de los 14 paramilitares extraditado a Estados Unidos luego de haberse desmovilizados en el marco del proceso de Justicia y Paz en el año 2005.

Giraldo Giraldo fue conocido como el ‘Cabezón’ no específicamente por su apariencia física sino por la capacidad de almacenamiento de información con la que contaba y su destreza con los números. 

Desde los siete años, Nodier comenzó a trabajar en los cafetales de la finca donde vivía con su familia en Florencia-Caldas, destacándose en su hogar por ser un niño humilde y obediente.

A los 11 su padre Libardo Giraldo fue asesinado, según cuenta Gloria Giraldo madre de Nodier. Por miedo a que le pasara a ella y sus hijos lo mismo que a su esposo, decidió irse de la finca donde habían vivido tantos años dejando todo atrás.

“Lo que hice fue que a mis hijos más grandes les encargué a los más pequeños. Cada uno solo con una muda de ropa, en una bolsa negra partimos con gran tristeza hacia la Costa Norte desplazados por la violencia”.

Llegaron a Santa Marta en 1992, donde su tío Hernán Giraldo, hermano de su madre, logró prestarles una casa en la ciudad y ahí Nodier comenzó a trabajar en el mercado público de la capital del Magdalena.  Realizó diferentes actividades como vendedor en una refresquería en el Callejón del Crimen. Duró dos años. Posteriormente vendió chuzos, loterías y antenas de televisión. Todo esto con el propósito de ayudar en su casa, terminar sus estudios y salir adelante.

La historia de Nodier Giraldo Giraldo en el paramilitarismo comenzó desde muy temprano. Cuando apenas tenía 16 años decidió involucrarse en las Autodefensas donde permaneció diez. Entró a este grupo para colaborarle a la familia y presuntamente proteger a los campesinos. Dentro de la organización criminal inició siendo colaborador por ser menor de edad. Al pasar los años y ganarse la confianza logró obtener un mejor puesto y posicionarse como el jefe financiero del grupo ilegal, las Autodefensas Campesinas del Magdalena y La Guajira. 

El 3 de febrero del año 2006 Nodier, junto a Hernán Giraldo, deciden entregarse a las autoridades ya que el gobierno se comprometió en brindarle seguridad, darles trabajo a los desmovilizados, hacer inversión social en el campo y también porque así sentían que le estaban aportando un granito de arena a la paz de Colombia. A pesar de que al momento de desmovilizarse el gobierno de turno le había prometido hacer de cinco a ocho años en una colonia penal agrícola, terminó haciendo diez años y 15 días. Aún no ha sido condenado en Justicia y Paz donde sigue asistiendo a las audiencias ayudando para que este proceso llegue a un feliz termino.

Luego de dos años privado de la libertad, a Nodier, junto a 13 paramilitares más, entre los cuales estaban Rodrigo Tovar Pupo, alias ‘Jorge 40’; Salvatore  Mancuso  y Diego Murillo, conocido como don Berna,  son extraditados a  Estados Unidos el 13 de mayo del año 2008. Permaneció siete años y 13 días en las cárceles norteamericanas.

“Los primeros días los guardias me hablaban en inglés, un idioma que no entendía, y me decían levantarse y yo me sentaba, atado de manos y pies sentía que el mundo se me acababa”.

Para aliviar un poco todo lo que le estaba pasando y acoplarse a la situación que estaba viviendo, Nodier decidió dedicarse a estudiar inglés, para entender lo que le ordenaban, leer mucho y hacer ejercicio para no sentir el tiempo tan lento en los llamados huecos, donde hizo todo su tiempo.

Giraldo se encontraba vinculado a investigaciones por desapariciones forzosas, homicidios, torturas, secuestros, desplazamiento, terrorismo, violaciones y 41  acusaciones más. Por ninguna tiene sentencia, pues cuando se dio la desmovilización les tocaba pagar por haber sido parte del grupo, de cinco a ocho años.

Pero en el 2012 salió una ley que decía que así no hubiera dado la orden de cometer estos delitos todo aquel que hubiera tenido comandancia debía aceptar por línea de mando y responsable por todo lo ocurrido los delitos cometidos durante el tiempo que haya tenido la comandancia. Nodier pagó por ser comandante financiero.

En algunas ocasiones, Hernán Giraldo, tío de alias ‘Cabezón’ salía a los pueblos con el fin de despejar su mente, le gustaba ir a un restaurante en particular, pues conocía al dueño desde hace muchos años.

 

Luego de la desmovilización del Bloque Tayrona, muchas personas comenzaron a denunciar los abusos que sufrieron desde asesinatos y violaciones a algunos les dieron dinero como reparación de víctimas. Sin embargo, otros no estaban de acuerdo con esto, pues este dinero no les iba a devolver a sus seres queridos. Hoy en día, de alias ‘Cabezón’ no queda nada, es un hombre renovado quien cree que la paz en Colombia es posible solo si todos trabajamos en conjunto por ella.

El pasado 18 de junio de 2017, día del padre se encontraban celebrando este día especial, y en un concierto, en el cual se encontraba Alex Rodríguez cantante de corridos prohibidos, este lo invitó a subir al escenario con él, aceptando Nodier esta invitación se sube a la tarima, y comienza a cantar sus composiciones.

Giraldo grabó un disco al quedar en libertad en el cual tiene canciones como, de víctima a victimario, liberación, y el extraditado, en las que se cuenta un poco sobre cómo fue su vida y de lo mucho que se arrepiente de lo sucedido. Atraves de su música aconseja a la juventud que no sigan esos caminos, que es un error e invita a disfrutar de la familia, que es lo más valioso que se tiene.

Actualmente Nodier se encuentra libre y reconstruye su vida en la ciudad de Barranquilla. Se dedica a la música y con su voz transmite canciones que como él dice sanan su dolor. Las canciones que escribe tienen mucho que ver con su pasado. Con sus letras trata de transmitir un mensaje que llegue a las personas para que “nadie repita lo que yo he vivido y que las juventudes disfruten su inocencia". Dice no arrepentirse de haber sido parte de las Autodefensas porque aunque a nivel de organización hubo muchas cosas malas, él siempre trató de hacer las cosas bien; Tristemente en Colombia algunos jóvenes les toca hacerle frente al conflicto y otros son víctimas de él.

 

 

 

 

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

La Facu