Más de 2.200 venezolanos por hora, 22.000 al día, ingresan a Colombia reportó la oficina de Migraciones. Crisis en la frontera de La Guajira

Foto de la Revista Semana 

Por: Víctor Castellanos, Karenis Alegría, Lina Barreto, Elys Vizcaíno, María José Jacquin, Evelio Durán y Laura Gómez.

La Guajira ha sido durante años cuna de la corrupción y el abandono estatal. De la misma manera, ahora, le toca recibir a miles de venezolanos que cruzan la frontera buscando una mejoría económica, debido a la difícil situación que viven en su país.

Y precisamente, La Guajira no es un territorio capacitado para recibir a esta  cantidad de personas. Así lo afirma el Departamento Nacional de Estadísticas (DANE), donde se expresa que Riohacha, la capital, ocupó en marzo el tercer lugar en la tasa de desempleo por ciudad, con un 16,7 %, superior al 15,1 % del mismo mes de 2016 y al total nacional en marzo, que fue de 9,7 %.

Del mismo modo, al menos 52.596 menores de edad han sido atendidos en los últimos tres años a causa de los efectos de la sequía y la desnutrición infantil, ésta última ha afectado 1.966 menores de los cuales 90 fallecieron.

Estos datos manifiestan la falta de planeación ciudadana para el auto-sostenimiento de la región. Consecuentemente, resulta ilógico que puedan atender la ola migratoria proveniente del vecino país.

MIGRACIÓN VENEZOLANA

Desde el año 2010, la cantidad de habitantes venezolanos que han decidido ingresar al territorio nacional ha aumentado significativamente. Según cifras arrojadas por Migración Colombia la población del vecino país que ingresó a Colombia pasó de 202.624 personas a 329.478, lo que corresponde a un aumento del 62 %.

Un dato a tener en cuenta es que de los 329.478 ciudadanos venezolanos que migran al país, solamente 322 han sellado la Tarjeta Migratoria de Tránsito Fronterizo, es decir, existe casi un déficit legal de 10 mil personas, que se asumen, entran de manera ilegal. En efecto, el proceso para diligenciar la tarjeta es sumamente rápido, el cual demora aproximadamente 30 segundos.

Asimismo, el reporte arroja que las cédulas de extranjería que se entregaron a los venezolanos, pasó de 11.429 en 2014 a 15.523 en 2016, hecho que permite entender que solo el 5 % de los migrantes han solucionado su situación legal.

La mayoría de personas hacen su ingreso por el puesto de control migratorio ubicado en el puente Internacional Simón Bolívar, donde se registran más de 200.000 venezolanos entrantes al país.

Ante esta situación, el secretario de gobierno de Riohacha, Jairo Alfonso Aguilar Deluque expresó: “Las medidas que hemos tomado son los controles pertinentes con todas las fuerzas, nosotros estamos en el día de hoy realizando varios operativos con los inspectores de la ciudad con policía nacional todos están aprestando los servicios pertinentes para realizar los controles”.

Sin embargo, no todos los venezolanos intentan entrar al país para quedarse en él, la mayoría (el 80%) lo hacen para comprar comida y diferentes productos de la canasta familiar. Otros lo hacen por diferentes motivos, para visitar un familiar (12%) cumplir citas médicas (7 %) o para tomar algún vuelo internacional (1 %)

SITUACIÓN LABORAL

La falta de trabajo en la región se ha agudizado con el arribo de los ciudadanos venezolanos. Debido a que estos, con tal de conseguir un trabajo que les permita subsistir, se emplean por cantidades de dinero inferiores al promedio nacional. Relegando así al empleado colombiano a una situación de desempleo que cada vez va más en aumento.

Así lo manifiesta Yenifer Herrera una mujer oriunda del departamento de La Guajira, quien lleva medio año sin poder conseguir empleo, según ella, por la cantidad de venezolanos en la región.

“Creo que es el principal problema, hay muchas mujeres que vienen a ejercer este oficio a Colombia y obvio como tienen precios más económicos la gente siempre prefiere la economía, en su mayoría empiezan haciendo domicilios y luego les va tan bien que ya hay muchos que han montado sus locales con salón de belleza y estética”, Afirma Herrera. De la misma manera concluye “Cuando yo trabajaba como esteticista hacía paquetes de ‘hidro’, meso terapia y manta térmica en trescientos mil pesos, bueno eso dependiendo del paquete, pero un venezolano te cobra 100.000 o 150.000 pesos. Ante esto no se puede luchar”.

Lo mismo sucede desde el lado de los empresarios, estos han visto en los venezolanos la forma de ahorrar en la mano de obra y a la vez de potenciar la calidad de los trabajos. De esta manera comenta Juan Carlos Gómez Caucil, administrador de la distribuidora de alimentos Emanuel, ubicada en la ciudad de Rioacha:

“Los venezolanos tienen muchas veces mejor disposición de trabajo que los colombianos y debido a las necesidades por las que atraviesa Venezuela actualmente, la paga es un mínimo, por lo cual los colombianos casi no quieren trabajar” afirmó Gómez.

De la misma forma, al preguntarle por el manejo de su situación ilegal, este expresó que “la situación se maneja de la siguiente forma: se encuentra en un periodo de prueba trabajando ilegalmente mientras hace el proceso de papeles para que quede trabajando de pila en la empresa con sus respectivos papeles”.

Sin embargo, no todos se emplean de manera formal, muchos venezolanos se ganan el pan diario con el famoso “rebusque” laborando en diferentes áreas y ejerciendo diversas labores. Así es el caso de Yair López y Ovidio Sánchez, quienes de manera independiente buscan los ingresos diarios en La Guajira. Yair afirma que desde que llegó no le ha faltado el empleo, han sido todos ilegales porque aún no tiene sus papeles pero tiene pensado legalizarse.

De esta manera también lo comenta Ovidio, afirmando que los trabajos para los que lo llaman son de descargas, para conteo de taxis y venta de productos alimenticios; Sánchez piensa quedarse en Riohacha porque se enamoró de una mujer colombiana y asegura tener más oportunidades en La Guajira que en toda Venezuela.

Por otro lado, existen empresarios que no se atreven a contratar venezolanos como Linda Jasay, quien expresa que son muchos los que se acercan a pedir empleo pero no les generan confianza.

Este es precisamente uno de los aspectos más delicados y comentados en la región cuando se habla acerca de los venezolanos. Muchos de estos encuentran en la delincuencia su manera de subsistir.

En una entrevista para el diario El Tiempo, el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, afirmó que “si bien durante el tiempo de cierre total de la frontera la tasa de delitos por parte de ciudadanos venezolanos era baja, una vez se dio la apertura fronteriza, se incrementaron. En el 2016 fueron capturados en actividades delictivas 316 ciudadanos venezolanos, con un incremento del 40% respecto del año 2015 que fue de 226”.

El contrabando sigue siendo una de las actividades ilegales más realizadas por los venezolanos, se estima que existen 247 trochas ilegales por donde se trafican los productos, de las cuales 183 se encuentran en La Guajira, según datos arrojados por el general Gustavo Moreno, director de la Policía Fiscal y Aduanera.

La situación que viven los venezolanos los ha obligado a migrar al territorio nacional, la dificultad radica en que Colombia no es un país apto para recibir la cantidad de personas que atraviesan diariamente, mucho menos un departamento con tantos problemas económicos y sociales como La Guajira. Resulta entonces casi imposible soportar una realidad que lamentablemente va en aumento y que exige al estado colombiano una pronta solución.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

La Facu