Cesárea: Un negocio que cobra vida

 

Según un estudio realizado por la Sociedad Colombiana de Pediatría, Colombia es el tercer país con más partos por cesárea. Pero este hecho no se produce por problemas derivados en el parto, sino porque muchas mujeres que tienen a sus bebés en centros privados, escogen este tipo de parto, para evitar cierto tipo de dolor.

 

Descripción: http://www.guiainfantil.com/images/blog/900/924/001_small.jpgOdalis Rojas Tapias, mujer de 32 años de edad con 34 semanas de embarazo fallecida por causa de una cesárea mal realizada en el año 2011 en la Policlínica Ciénaga. Causa de su deceso: placenta previa con hemorragia polihidramnio, así lo indica la historia clínica de la paciente. Es decir, una hemorragia causada por el tacto vaginal.

Cuando hablamos de cesáreas es indispensable retomar la idea de que este, es un procedimiento el cual en los últimos años ha tenido una gran acogida en mujeres pertenecientes a distintos sectores económicos del país.

El nivel de porcentaje ha aumentado en las últimas décadas teniendo como punto de referencia el pronunciamiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cual lo ha catalogado como “proporciones de epidemia”. Este organismo no justifica que más de un 15%  de todos los nacimientos del mundo sea por cesárea.

Según Jimmy Castañeda, miembro dela Federación Colombiana de Asociación de Obstetra y ginecólogos, aseguró que “las mujeres en Colombia creen que es más seguro y menos complicado un parto por cesárea” así lo expresó por medio de RCN la Radio.

De igual manera señaló que “cualquier procedimiento quirúrgico tiene alto riesgo en un parto normal, el sangrado está entre 1 o 2% mientras que en las cesáreas es del 3%”

Zamir Arias, esposo de la mujer fallecida expresa que “mi mujer había sido notificada por el ginecólogo Elias Hani que no podía dejarse realizar un tacto vaginal al momento de tener alguna complicación porque esto ocasionaría una hemorragia, inconveniente que evidentemente fue el causante de la muerte de la negra. La médico Gloria Soto López fue quien recibió a Odalis en urgencias y aun sabiendo que no se podía realizar un tacto vaginal, lo hizo.”

Este es uno de los riesgos a los que están expuestas las mujeres cuando deciden realizarse este procedimiento, que aunque se caracteriza por ser indoloro, puede tener consecuencias leves y/o letales.

Según el último reporte emitido por el Departamento encargado de estadísticas en Colombia (DANE), en el año 2.012 se realizaron en el país 291.022 cesáreas, teniendo en primer lugar a la ciudad de Bogotá con un total de 47.627 cesáreas, y al  departamento del magdalena con 13.914, arrojado una diferencia de 33.713 procedimientos.

En el departamento del Magdalena la clínica la Mujer está catalogada como uno de los centros médicos más especializados en la realización de cesáreas puesto que han manejado un total de 1909 intervenciones referentes al año 2012, y 1.943 procedimientos de lo que va corrido del presente año.

Esta clínica maneja tarifas dependiendo de la contratación de las EPS. Aliansalud está a la vanguardia con un valor mínimo de 657.000 pesos, seguido por Salud total con un precio de 652.800 pesos y Coomeva con 648.420 pesos, así lo evidencia Erika Cabrera Ortiz auxiliar de coordinación médica.

El hospital San Cristóbal de Ciénaga, realizó en el año 2.012 un total de 437 cesáreas y 399 partos vaginales, y en lo que concierne al año en curso, hasta el mes de octubre han realizado un total de 433 cesáreas y 505 partos vaginales, dejando así una diferencia de 106 partos vaginales y solo cuatro  cesáreas.

Es evidente que el incremento de cesáreas se ha tomado tanto el sector público como el privado, así lo expresa Eliomina Domínguez  coordinadora de Mutual Ser Ciénaga “en mi experiencia como enfermera en el sector privado he podido darme cuenta de los métodos de engaño que algunos ginecólogos utilizan para que las mujeres prefieran la cesárea en vez de parir, pienso que ese es uno de las principales razones del incremento de la realización de las cesáreas”

Por otra parte, el médico Iván Govea expresa que “la cesaría se ha convertido en un negocio, hoy en día las mujeres exigen tener un parto por cesárea debido a los beneficios que traen como lo son no tener que estar internada un determinado número de horas esperando dilatar totalmente para así tener un parto normal, se evitan molestias de dolor y sufrimiento en cierta medida, lo cual normalmente se presentaría y sucedería en un parto natural, adema de eso a los medico les ahorra tiempo, esfuerzo y trabajo ya que no tienen la necesidad de estar con el paciente bajo observación durante un determinado tiempo siendo para ambas partes un costo beneficio”

La familia conformada por Zamir Arias, Odalis Rojas y su hijo Sebastián han sido una de las víctimas que ha dejado este procedimiento que al parecer cada vez más va cogiendo fuerza para ir dejando atrás la vieja tradición de pujar para parir y traer un hijo al mundo.

Este hogar fue formado en el año 2005 en el instante en que esta joven pareja decidió unir sus vidas para siempre, con el sueño de tener dos hijos a los cuales llamarían Sebastián y Luciana. Hoy existe Sebastián, pero se encuentra lejos de su padre puesto que la familia de la difunta quiso llevárselo a vivir a la ciudad de Cartagena para brindarle un mejor futuro y una niñez tranquila. “lo peor que me ha dejado la muerte de Odalis es la ausencia de mi hijo Sebastián. Todos los días lo recuerdo porque si estuviera conmigo mis penas fueran más llevaderas y no tan duras. La bebé que estábamos esperando falleció al día siguiente que la negra murió, fue una perdida doble, esto no lo he podido superar y pasará mucho tiempo para reponer mi dolor” así lo expresa Zamir Arias.

En el año 2011 el periódico El Espectador mostró un informe de la veeduría distrital en donde informa que El 37% de los partos en Bogotá son atendidos a través de este tratamiento quirúrgico. Según la Organización Mundial de la Salud, lo deseable es que no pasaran del 10%.

De igual manera, el diario El Universal expresó en su artículo titulado “Las latinas prefieren la cesárea al parto natural”   en donde exponen que “la OMS recomienda que la tasa de nacimientos por cesárea no exceda el 15% del total, mientras que en América Latina se sitúa en el 38%, según los datos del informe sobre el Estado Mundial de la Infancia 2012 de Unicef” dejando en claro que esta práctica se viene realizando con mayor frecuencia en los últimos años.

“Las cesáreas son un procedimiento del cual se ha conseguido un descenso en cuanto al número de mortalidad prenatal aunque no es la manera más segura de tener un bebé, en determinados sectores de la sociedad se piensa que las cesáreas son más seguras que los partos naturales pero esto no es ciertos, ya que el riesgo de mortalidad materna es cinco veces mayor cuando se realiza una cesárea que un parto normal”, así lo indica Iván Govea médico ginecólogo de la clínica SaludCoop.

El informe pericial de Necropsia expedido en la ciudad de Barranquilla número 2011010147189000020 indica que la víctima, Odalis Rojas tuvo: “Muerte Materna Prevenible”. La perito Rosalbina Velázquez (médico forense) recomienda en el mismo informe que la historia clínica desde el inicio del control prenatal dado los antecedentes y de riesgo a que estaba sometida la paciente que terminaron con el desenlace de la muerte materna, sea revisada por un grupo multidisciplinario de gineco obstetras.

Lo anterior sustentado por el esposo de la víctima quien expresa la inconformidad con los servicios prestados por la Policlínica Ciénaga. “La negra entró consciente, hablaba conmigo y me decía que todo está bien. No vi nunca la necesidad de realizarle una cesárea porque ella ingresó por un sangrado leve que le había ocasionado un tropiezo en nuestra casa, luego después del tacto vaginal empezó a sentirse mal e inmediatamente la ingresaron a cirugía. Desde ese momento no la vi más con vida” indica Zamir Arias.

Odalis Rojas era considerada una mujer fuerte, trabajadora, humilde y de su hogar. Era la menor de tres hermanos y esperaba con ansias a su pequeña Luciana quien también falleció al día siguiente de la muerte de su madre por razones aún desconocidas.

Pero no es solo el riesgo al cual se expone una mujer al realizarse este procedimiento los que ponen en tela de juicio este tema. Los costos que en ella se ven en las clínicas privadas y a los que están obligados a pagar son excesivamente altos en comparación con otro tipo de cirugías.

“El costo varía entre 1.500.000 y 2.000.000 de pesos el cual incluye ciertos exámenes paraclínicos, consulta con especialista y hospitalización post-parto, el costo y demás aspectos mencionado varían de acuerdo a la clínica o entidad promotora de salud, sin incluir los honorarios del ginecólogo que varían de 200.000 a 300.000 mil pesos, esto depende entre el acuerdo del paciente y el especialista” afirmó Iván Govea.

 Con base a lo anterior se puede inferir que cada clínica, ya sea pública o privada, maneja distintas tarifas en cuanto a costos se refiere. Esto beneficiando a simple vista al cuerpo médico encargado de realizar el procedimiento.

Por otro lado, la familia de la víctima ha iniciado un proceso penal ante la Fiscalía veintidós seccional Ley 906 del 2004 en contra de la Policlínica Ciénaga por aparente negligencia médica, la cual no se ha hecho presente ante los llamados realizados por dicho ente.

Es indispensable pensar en las familias que han sido destruidas por causa de un mal procedimiento de personas que parecen estar más interesadas en el lucro personal que el beneficio de la comunidad como es el caso de la familia Arias Rojas. Queda entonces entre dicho la función principal de todo médico, que es la de velar por la salud y el bienestar de sus pacientes.

 

Por:

Melissa Correa

Kelly Muñoz

Paola Murillo 

Yéssica Mojica

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

La Facu