En Colombia 51 niños al día sufren violencia y abuso sexual y seguimos sin actuar para detener este delito que está matando la infancia

Por. Humberto Coronel N.

Los colombianos no podemos seguir sólo lamentando las violaciones, abusos y agresiones sexuales a niños, niñas y adolescentes que todos los días reportan los medios de comunicación en todos los rincones del país.

Es tiempo de que cada uno de nosotros como individuo y sociedad actúe. Es imperativo asumir una posición de repudio, rechazo total y que hagamos lo que congresistas, ministros, Presidentes de la República, gobernadores ni alcaldes han hecho. Proponer o apoyar una ley que lleve a la cadena perpetua, castración física y química o pena de muerte de los violadores de menores.   

En el primer trimestre de 2.017 el Instituto de Medicina Legal reportó 4.752 exámenes médicos a niños de 0 a 17 años. El 36% de esos casos, es decir, 1.710 valoraciones se hicieron en infantes menores de nueve años. Es un número muy alto de niños abusados en Colombia, pero según Carlos Valdés, director de este establecimiento técnico científico, este es apenas un subregistro muy bajo. Esto quiere decir que el total de niños, niñas y jóvenes violentados sexualmente es mucho mayor y que esos casos no son reportados ante las autoridades.

En Colombia El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar - ICBF, es la entidad del Estado que trabaja por la prevención y protección integral de la primera infancia, la niñez y la adolescencia. Pese a que sus distintas directoras han pedido incansablemente, desde la misma institucionalidad, que por lo menos se instaure la cada perpetua a violadores de menores no ha sido posible que el legislativo apruebe la ley.

La congresista Gilma Jiménez ha sido la única política que dio la batalla por la defensa de los niños pidiendo prisión perpetua para violadores, asesinos, secuestradores y maltratadores de niños y niñas. Murió en 2013 y sus compañeros senadores no respaldaron su petición bajo el argumento que la cadena perpetua viola los derechos de las personas. De los violadores en esta situación.

En 2.014 se reportaron 18.000 casos de niños que sufrieron violencia y abuso sexual. En 2.015 el número de niños ascendió a 19.181. En 2.016 el reporte fue de 17.908. El promedio de las cifras tal cual como se reportan son escalofriantes, 51 niños por día son víctimas de los depredadores y enfermos mentales, uno cada 28 minutos. El promedio se mantiene lo que quiere decir que los violadores siguen al acecho y nosotros solo decimos “pobrecitos” y seguimos como si nada.    

Las paradojas en Colombia son tan absurdas que resulta más fácil lanzar una candidatura a la Presidencia por firmas que impulsar una iniciativa popular ante el Congreso. En la actualidad hay 26 candidatos a la Presidencia y cada uno necesita 380.000 firmas para postularse. En cambio, los promotores del referendo de cadena perpetua, requieren 1 millón 757 mil 757 rúbricas válidas para impulsar la ley.

Johanna Salamanca Jiménez es la hija de la fallecida senadora Gilma Jiménez, ella retomó la lucha que abanderaba su mamá por la defensa de los niños.  Se propuso recoger las rubricas en todo el país para presentar un proyecto ante el Congreso que deberá ser aprobado en cuatro debates.

Todas las personas en Colombia que deseen apoyar la prisión perpetua para las personas que cometan “delitos de homicidio doloso, violencia sexual, lesiones personales agravadas, y secuestro cometido contra menores de 14 años y menores de edad con discapacidad física y/o mental” puede acceder   a la página web www.yofirmoporlosninos.com  y www.gilmajiménez.com.

En esas direcciones descargar el formulario oficial para recoger las firmas. La recomendación es que lo imprima por las dos caras, firme, recoja firmas de sus familiares y amigos y los remita en sobre cerrado, a más tardar el viernes 10 de noviembre de 2017, a cualquiera de las siguientes direcciones: Calle 9 A Sur # 68 – 16, Barrio Villa Claudia (casa blanca esquinera), Bogotá; Calle 68 # 5 – 71, Barrio Chapinero Alto (casa esquinera, rejas verdes), Bogotá; y Calle 97 # 70 C – 95, torre 1 apartamento 803, Conjunto Portal de Pontevedra V, Bogotá. 

Retomo lo dicho al principio.  No podemos quedarnos en lamentos, comentarios y discusiones vacías o con sentido que muchas veces no llegan a ninguna parte. Hay que trascender porque estamos matando la infancia y la esperanza de cambio de un país violento como el nuestro. Propongo a mis amigos y a todo el que lea esta columna que imprima el formulario y por lo menos llene uno con las firmas de sus conocidos. Si le da pereza mandarlo a Bogotá, cuando lo tenga listo me puede llamar al 3013573061, lo recojo, armo un paquete y lo envío.

Esta es una acción que debemos impulsar como ciudadanos ya que los políticos no lo harán por nosotros. Revisen la propuesta de todos los candidatos a la Presidencia y escuchen a todos aquellos que se van a postular al Senado y Cámara y verán que ninguno tiene una propuesta para proteger la infancia. El niño en Colombia es el grupo poblacional al que más se le violan los derechos y esta es una violencia con altos índices de impunidad. No solo se denuncia poco, las condenas no son ejemplares. Es el momento de que cada uno de nosotros haga algo. Yo lo quiero hacer ¿y tú que harás?.    

@hjcoronel

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.